Los Derechos Asertivos: Desarrollando la Asertividad

derechos asertivos

Los derechos asertivos son un conjunto de principios que defienden el derecho de cada individuo a expresar sus pensamientos, sentimientos y necesidades de manera honesta y respetuosa, sin violar los derechos de los demás, ni los propios. Estos derechos forman la base de la asertividad, un estilo de comunicación crucial que impacta significativamente en nuestra calidad de vida y en la forma en que nos relacionamos con los demás.

En esta entrada exploraremos una lista de estos derechos asertivos que todos poseemos, y que al ejercerlos, nos permiten vivir de manera más sana y satisfactoria.

Lista de Derechos Asertivos

Al leer e interiorizar los siguientes derechos asertivos recuerda que no solamente tú los tienes, las demás personas también, tratándose así de un ejercicio de respeto propio y ajeno.

1. El Derecho a Ser el Primero a Veces.

Reconoce tu valía y permite que, en ocasiones, tus necesidades y deseos ocupen el primer plano.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Anteponer las necesidades o deseos propios a los de los demás es de ser una persona egoísta.

2. El Derecho a Cometer Errores.

Aceptar la imperfección es esencial para el crecimiento personal. Aprende de tus errores sin autocastigarte.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Cometer errores es señal de incompetencia; deberías evitarlos a toda costa y ser perfecto en todo momento.

3. El Derecho a Tener Tus Propias Opiniones.

Tus pensamientos son valiosos. Afirma tu derecho a tener perspectivas únicas y originales.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Solo las opiniones de los demás son válidas; las tuyas son irrelevantes y no deben ser expresadas.

4. El Derecho a Cambiar de Idea.

La evolución personal es constante. No temas cambiar de opinión a medida que aprendes y creces.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Cambiar de opinión demuestra indecisión y falta de convicción; debes mantener tus decisiones originales sin importar qué.

5. El Derecho a Expresar Críticas de Forma Respetuosa.

La crítica constructiva es una herramienta para el cambio. Expresa tus opiniones de manera respetuosa y abierta.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Nunca debes expresar críticas; es mejor mantener tus opiniones para ti mismo y evitar conflictos, incluso si notas algo incorrecto.

6. El Derecho a Cambiar lo que no te Satisface.

No estás destinado a conformarte. Modifica aspectos de tu vida que no te brindan satisfacción.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Debes conformarte con tu situación actual; cambiar algo solo indica insatisfacción constante y falta de gratitud.

7. El Derecho a Pedir Ayuda o Apoyo.

Reconoce tus límites y solicita ayuda cuando sea necesario. No estás solo en tus desafíos.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Pedir ayuda es un signo de debilidad; deberías ser capaz de manejar todo por ti mismo sin depender de los demás.

8. El Derecho a Ignorar los Consejos de los Demás.

Escucha, pero toma decisiones basadas en tus propias necesidades y valores.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Siempre debes seguir los consejos de los demás sin cuestionar; ignorarlos demuestra arrogancia y falta de respeto.

9. El Derecho a Decir No sin Sentirte Culpable.

Establece límites saludables y aprende a decir no cuando sea necesario, sin cargar con la culpa.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Decir no es siempre egoísta; debes decir sí a todo para evitar decepcionar o herir los sentimientos de los demás.

10. El Derecho a Estar Solo.

La soledad consciente puede ser recuperadora. Tienes derecho a tiempo contigo mismo aun cuando los demás deseen de tu compañía.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Estar solo es un signo de debilidad y falta de habilidades sociales; siempre debes buscar la compañía de otros para ser aceptado.

11. El Derecho a No Justificarte.

No estás obligado a dar explicaciones constantes. Tu autonomía es valiosa.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Siempre debes justificar cada una de tus acciones; no hacerlo demuestra falta de transparencia y responsabilidad.

12. El Derecho a No Responsabilizarte de los Problemas de los Demás.

Apoya, pero no cargues con las responsabilidades ajenas. Cada individuo es responsable de su propio camino.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Debes hacerte cargo de los problemas de los demás; no hacerlo indica falta de empatía y consideración.

13. El Derecho a No Anticiparte a los Deseos de los Demás.

No eres un adivino. Comunica y espera comunicación para comprender las necesidades de los demás.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Debes ser capaz de adivinar lo que los demás quieren sin que te lo digan; no hacerlo demuestra falta de consideración.

14. El Derecho a Ser Tratado con Dignidad.

Exige respeto en todas las interacciones. Tu dignidad es innegociable.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: La dignidad es algo que debes ganarte; no todos merecen ser tratados con respeto y consideración.

15. El Derecho a Que Tus Necesidades Sean Tan Importantes Como las de los Demás.

Tu bienestar es crucial. No minimices tus necesidades en comparación con las de los demás.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Tus necesidades nunca son tan importantes como las de los demás; debes siempre poner las necesidades de los demás primero.

16. El Derecho a Experimentar y Expresar Tus Sentimientos.

Tus emociones son legítimas. Exprésalas de manera saludable y auténtica.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Expresar tus sentimientos es una señal de debilidad; debes reprimir tus emociones para ser fuerte.

17. El Derecho a Detenerte y Pensar Antes de Actuar.

La reflexión es clave. No te sientas presionado a actuar impulsivamente.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Debes actuar impulsivamente; detenerte y pensar demuestra falta de valentía y decisión.

18. El Derecho a Pedir lo que Quieres.

No temas expresar tus deseos. La comunicación abierta es esencial para la comprensión mutua.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Deberías conformarte con lo que tienes; pedir lo que quieres demuestra insatisfacción constante.

19. El Derecho a Hacer Menos de lo que Eres Capaz.

La autocompasión es vital. No te exijas más allá de tus límites razonables.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Siempre debes esforzarte al máximo; hacer menos demuestra falta de compromiso y pereza.

20. El Derecho a Decidir Qué Hacer con tu Cuerpo, Tiempo y Propiedad.

Eres dueño de tu espacio y recursos. Decide cómo utilizarlos de manera que te beneficie.

  • Creencia errónea asociada a este derecho: Tu cuerpo, tiempo y propiedad deben estar disponibles para los demás en todo momento; no tenerlos a disposición demuestra egoísmo.

 

Al desarrollar la asertividad y ejercer tus derechos asertivos, estarás construyendo las bases para relaciones más sólidas y duraderas. La comunicación abierta y respetuosa se convierte en una herramienta maravillosa para el crecimiento personal y la construcción de un entorno emocionalmente saludable. Al afirmar estos derechos, construyes el camino hacia una vida plena y satisfactoria, donde tu voz y tus elecciones son respetadas y valoradas.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Aguilar, J. E. (2019). Comunicación asertiva.

Morales, J. E. A., & Vargas, J. E. (2010). Comunicación asertiva. Network de psicología organizacional. México.

Andrea García es psicóloga General Sanitaria, con formación en terapia sexual y de pareja, especializada en terapia online para adultos. Está formada, además, en instrucción en yoga y tiene interés especial en las relaciones, trauma, apego y las terapias basadas en Mindfulness.